El Diseño de Conversaciones

“Todo vivir humano ocurre en conversaciones y es en ese espacio donde se crea la realidad en que vivimos” (Humberto Maturana)

El ser humano es un ser conversacional. Todo en la vida son conversaciones, y en función de nuestras capacidades y competencias lograremos conversaciones eficientes y por lo tanto, resultados positivos, o por el contrario, resultados negativos porque nuestras conversaciones son ineficaces.

Decimos que una conversación es una danza que tiene lugar entre el hablar y el escuchar, y entre el escuchar y el hablar. Y aquí es donde viene el problema, al carecer de competencias para la escucha, generamos constantemente conflictos que derivan en un desgaste emocional con un alto coste para la salud física y psicológica.

Coach ontologico

Bajo mi experiencia personal, y después de trabajar tantos años en el contexto empresarial, tengo la plena convicción que es absolutamente necesario adquirir las competencias conversacionales necesarias para lograr nuestro bienestar tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Hay una actividad en el mundo empresarial que es fundamental para el logro de resultados, es más, afirmo, para tener futuro: las reuniones.

Las reuniones son un espacio conversacional por naturaleza, y es la herramienta crítica para alcanzar la conectividad emocional en los equipos de trabajo, y esto conlleva la excelencia empresarial.

Coach ontologico1.png

Y, existe un analfabetismo brutal en las capacidades necesarias para gestionar adecuadamente una reunión en las empresas.

Por todo ello, y en base a lo anteriormente expresado, he creado un modelo para facilitar a los responsables y líderes de las organizaciones, un aprendizaje necesario para la gestión adecuada de sus conversaciones.

El Modelo de Seguimiento Conversacional, como herramienta imprescindible para desarrollar las conversaciones que tenemos que mantener de una forma constante y sistemática, de manera inteligente y efectiva.

Toda comunicación se sustenta en lo que denominamos Redes Conversacionales, es decir conversaciones públicas entre diferentes personas con diferentes visiones, opiniones, personalidades, creencias, que hacen de éstas, una dinámica de enorme complejidad.

Este modelo nos facilitará la preparación y reflexión de cualquier Proyecto Conversacional.

El Modelo de Seguimiento Conversacional se construye a partir de 10 apartados:

  1. Fecha Conversación: Especificar el lugar, día, hora y duración que va a tener la conversación diseñada.
  1. Proyecto: Descripción detallada del diseño de conversación a realizar, que puede devenir para la coordinación de acciones, construcción de relaciones, reuniones de reclamo, resolución de quejas y conflictos, preparación de cualquier tipo de reunión, fundamentación de juicios y cualquier acción o evento que implique una conversación determinada. Se recomienda en este apartado, identificar las personas que van a participar en la conversación y los resultados esperados.
  1. Crear Contexto: En este apartado, hay que escribir “todo lo que pienso “de la conversación que voy o vamos a tener, es lo que denominamos el periodo de reflexión mediante “conversación privada”, es decir, anotar las evidencias (hechos), repasar los acontecimientos, interpretar todo lo que hemos indagado (escuchado) de la situación, en definitiva, hablar con nosotros mismos y escribir todo lo que pensamos e interpretamos.
  1. Indagar: Es el apartado más importante, es el 80% del resultado que podemos tener en la conversación, Indagar es escuchar, hacer peticiones de información, en definitiva ,recibir la máxima información de todo lo que acontece en relación al proyecto conversacional que hemos detectado y descrito en el primer apartado del modelo.

Hasta el momento, todos los apartados anteriormente descritos, son pasos previos a la conversación real que vamos a tener en la fecha que nos hayamos comprometido, son los apartados que componen el diseño conversacional.

Coach ontologico2.png

  1. Interpretar: En base al diseño conversacional que hemos realizado, obtenemos unas conclusiones personales propias de nuestras interpretaciones de la situación producida o que vamos a acometer. En este apartado, hay una parte previa a la conversación y otra, que se produce durante la conversación, en la cual, anotamos las interpretaciones que obtenemos de la información que estamos escuchando. A partir de este momento, entramos en una nueva dinámica, las conversaciones públicas, donde la información es compartida entre diferentes personas.
  2. Reinterpretar: Es la fase donde se obtiene la confianza entre las personas participes en la conversación, es lo que denominamos, trasfondo compartido de inquietudes: confianza, detectamos si estamos hablando el mismo lenguaje, si las inquietudes son las mismas o no, si los objetivos perseguidos convergen o no, si las predisposiciones son positivas o no, para ello, hay que utilizar frases como: “ he entendido que lo que acabas de decir es………”, “ interpreto que lo que te afecta es…..”, “ quieres decir que lo que pretendes es…..”, es el lenguaje de la retroalimentación, verificar que la información que me transmiten la he interpretado correctamente, y toda esta información de una manera sintética la anotamos en este apartado.
  1.  Posponer: Cuando una conversación la damos por finalizada, interpretamos la declaración de término del proyecto conversacional, que puede concretarse en una petición – oferta, o lo que denominamos Este apartado, posponer, hace referencia a dilatar el cierre de la conversación o declaración de término, a otros compromisos de conversación. Dilatamos, o bien porque entendemos que es más factible por no obtener el resultado esperado, bien por el estado emocional negativo en que ha derivado la conversación, bien por entender que nos hace falta más indagación para conseguir el resultado esperado, es una decisión estratégica que nos puede permitir reorientar el proyecto conversacional iniciado para lograr los resultados esperados.
  1. Petición – Oferta: La conversación entendemos que ha sido efectiva, planteando la declaración de término en base a dos declaraciones: declaración de petición, en el que proponemos una acción o acciones a la otra persona, es decir, al receptor, que es quién acepta o no la propuesta. No existe petición, si el receptor no declara la aceptación de la misma, si es aceptada, quién ejecuta la propuesta es el receptor, por lo tanto, la impecabilidad del compromiso corresponde al receptor (su responsabilidad).

Declaración de oferta, propuesta de acción o acciones al receptor, quién acepta o no. Si se acepta, quien ejecuta la propuesta es el emisor, es decir, nosotros, por lo tanto, la impecabilidad del compromiso nos corresponde a nosotros (nuestra responsabilidad).

En ambas declaraciones, hay una petición u oferta, si existe una declaración de aceptación y las propuestas o promesas derivan en acciones, que requieren de un seguimiento y posterior evaluación de las mismas.

  1. Evaluación: Es la fase de seguimiento, y es donde valoramos la impecabilidad del compromiso adquirido, generando un determinado nivel de satisfacción; en el caso de la petición, el juicio de valor nos corresponde a nosotros (emisor); en el caso de la oferta, el juicio de valor corresponde al receptor – cliente, nos valoran a nosotros. En función del nivel de satisfacción se produce una queja, una petición de reunión de reclamo o una ruptura de las relaciones, cuando es negativo, o por el contrario, se genera credibilidad, confianza o felicitación, cuando es positivo.
  1. Próximo compromiso de Conversación: Puede ser consecuencia de, posponer una conversación de no declaración de término, de una queja, una petición de reunión de reclamo, generación de nuevas inquietudes, que, conlleva a reiniciar el diseño de un proyecto conversacional.

Coach ontologico3.png

Las redes conversacionales generan un aprendizaje cíclico, es decir, es un proceso de avance y de retroceso, pero entendemos, que es esencial que las personas componentes de la dirección y responsables, requieren de competencias conversacionales, para poder transformar realidades y creencias del entorno, construyendo un nuevo futuro dirigido a conseguir el gran objetivo meta, que es, el Propósito (Visión, Misión y Valores Esenciales) que pretende la empresa.

Suscríbete a nuestras newsletter
Te invito a adentrarte en el mundo del Coach Ontológico y a disfrutar de mis programas para mejorar tu actitud y motivación diaria.