Necesidad desmedida de ser perfecto

 

«La perfección es una pulida colección de errores.»

(Mario Benedetti)

Todas las necesidades desmedidas son desequilibrios, son polaridades disfuncionales originadas en su mayor parte por situaciones dolorosas sufridas en el arraigo familiar, y que en la vida adulta florecen con todas sus consecuencias.

Coach

Fuente: Mama África

Consecuencias como altos niveles de ansiedad, de estrés, de hostilidad, de frustración, de amargura, de celos, de resentimientos, de graves conflictos en las relaciones personales, y todo, por falta de aceptación, de autoestima y de plena confianza con uno mismo.

La persona que busca la perfección compulsivamente tiene una enfermiza necesidad de tener éxito a toda costa, y por otro lado, tiene pavor al fracaso.

He conocido a personas perfeccionistas en mi experiencia profesional y como no, de vida; personas que nunca se sienten satisfechos con nada, porque se comparan continuamente con los demás, tienen que ser mejores que los demás, se imponen un ritmo frenético de trabajo, no tienen vacaciones, son estresantes con una actividad enfermiza, y que a la larga, terminan con un agotamiento físico y psíquico.

El perfeccionista compulsivo tiene una característica, que para mi opinión, es muy dañina y dolorosa, la arrogancia, la soberbia.

Cómo describe perfectamente José Francisco de San Martin: “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a Pobres Infelices Mortales, que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.

Efectivamente la perfección acompañada de soberbia generan Pobres Infelices Mortales (PIM), Personas PIM, amargadas, vacías, que tienen la devastadora necesidad de demostrar a los demás que son superiores, que saben más, que tienen que tener éxito en todo lo que hacen, y esto es insaciable e imposible de lograr porque cada persona es única e irrepetible, el ser humano no es comparable, sólo se puede no comparar, sino evaluarse con uno mismo.

Y, las personas perfeccionistas, son intrínsecamente fracaso, porque es inhumano buscar lo inalcanzable, nadie es perfecto, porque somos limitados y vulnerables.

No le interesan los pequeños éxitos, no soporta los fracasos ni aprender de ellos, y al pretender ese imposible se instala en la renuncia de no intentar nada si no tiene garantizado el éxito. Y eso es precisamente el Fracaso.

El pánico a ser rechazado, a no lograr el máximo de aceptación, esa necesidad inconsciente de sentirse apreciado porque en su niñez hubo carencias de afecto y cariño, de reconocimiento, le lleva a la represión, a cerrarse en sí mismo, a la soledad, a la negatividad y a la depresión.         

¡Pero que es el éxito! Compartiré con vosotros unas maravillosas palabras de Ralph Waldo Emerson, describiendo con una ternura inteligente, que es el éxito:

“¿Qué es el éxito? Reír mucho y con regularidad; Ganarse el respeto de personas inteligentes y el cariño de los niños; Ganar el aprecio de críticos sinceros y soportar la traición de amigos falsos; Apreciar la belleza; Encontrar lo mejor de los demás; Dejar el mundo un poco mejor, ya sea mediante un niño sano, un trozo de jardín o el rescate de un grupo social; Saber que por lo menos una vida respiró mejor por haber vivido tú; Eso es tener éxito”.

Coach

Fuente: Mama África

“Nacimos para ser felices, no para ser perfectos” (Anónimo), reflexión que comparto plenamente, porque el verdadero éxito es lograr la felicidad, lograr tener pensamiento positivo para evolucionar como personas, y evolucionar significa aprender, aprender desde la humildad, desde los errores, desde la ética de la responsabilidad que es, tomar decisiones permanentes en la vida, porque existe la evolución NO la perfección.

Y, no puede haber evolución sin error, como dice mi querido y admirado poeta Mario Benedetti, una pulida corrección de errores.

Ese es el camino para alcanzar la felicidad, y por lo tanto la deseada plenitud como seres humanos, el aprendizaje permanente a lo largo de nuestras vidas, un viaje lleno de errores, de desencantos, de frustraciones, de sombras pero que nos hace madurar, crecer y superar obstáculos.

Y os digo que APRENDER es mágico y divertido, cuando:

AMAS lo que haces; PUEDES ELEGIR cómo aprender; Te sientes seguro; Se convierte en una ADICCIÖN SALUDABLE; Eres APRECIADO por quién tú eres; El ambiente es INSPIRADOR; Es divertido FALLAR.

Coach

Aprender es vivir una vida plena, sintiéndose vivido, es competir con uno mismo para evolucionar, es un despertar ante la vida, es magia para llegar a ser más consciente de tu vida.

Como conclusión, decir que el recurso para alcanzar la felicidad se llama Excelencia, actitud inteligente y ambición ética de alcanzar lo mejor de nosotros mismos mediante el aprendizaje permanente de nuestros errores y fracasos, alcanzar la evolución de ser persona, de ser Buena Persona y dejar una pequeña huella de nuestra vida en nuestro hábitat.

Y, para finalizar, os recomiendo que leáis el ejercicio número 10 de Lecciones de vida, en su 13ª lección Carpe Diem de mi blog, interesante ejercicio donde descubriréis el tiempo que realmente habéis vivido.

 

Suscríbete a nuestras newsletter
Te invito a adentrarte en el mundo del Coach Ontológico y a disfrutar de mis programas para mejorar tu actitud y motivación diaria.