Educación y Empresa

«La empresa se debe convertir en un espacio de educación para el crecimiento personal y profesional; un espacio de reflexión, conversación y consenso” (Ricardo Almenar)

Educación y Empresa, dos palabras imprescindibles para mejorar la sociedad. Sí, me reafirmo en dicha creencia.

No es ninguna exageración, ni ninguna estupidez teórica, argumento que utilizan las personas pasivas, es decir, personas que se quejan continuamente, en el ámbito profesional y personal. Sin embargo, cuando lanzas ideas o iniciativas de cambio para mejorar, ¡zas! Te responden con la típica excusa “Si, si, pero la realidad es bien distinta, muy bonito pero utópico”.

Excusas, y más excusas. Es la actitud arquetípica del ser humano pasivo, instalado en la comodidad y sin valor de tomar acciones para cambiar incluso, su propia situación personal.

Educación. Como decía Nelson Mandela, “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Totalmente de acuerdo, pero para ello tenemos que asumir una realidad muy triste y compleja de resolver, el sistema educativo.


“Los políticos, los pedagogos, los empresarios, los estudiantes… Todos saben que la educación es el principal recurso del país para competir en el mercado internacional y para construir una ciudadanía cívica”, afirma Wagner en ‘The Finland Phenomenon: Inside The World’s Most Surprising School System’. (Documental creado con el conocido cineasta Robert Compton).

¡Qué lejos estamos de esa realidad! En relación a los políticos, no voy a perder ni un segundo, porque no se merecen ni un segundo de mi vida. Sin embargo, si voy a dedicarles un tiempo al resto de agentes involucrados en la comunidad educativa.

Para ello, me apoyaré en el documental que Tony Wagner colaboró. Doctor en Educación y Máster en Educación por la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard. Miembro de Educación en Innovación del Centro de Tecnología y Espíritu Emprendedor de Harvard. Fundador y codirector del Grupo de Líderes de Cambio en la Escuela de estudios universitarios de Harvard durante más de una década.

“La educación se basa en la confianza, la transparencia, el respeto y en enseñar a pensar en vez de memorizar”

Un sistema educativo eficaz se sustenta en la confianza. En Finlandia, la comunidad confía en los colegios, la población confía en los profesores y los maestros confían en los alumnos.

La planificación educativa es consensuada entre los profesores y los alumnos. Los adolescentes dan su opinión sobre las propuestas de los docentes, informan de sus intereses y participan en la organización del curso. La participación de los estudiantes garantiza que se incluyan los temas y las herramientas educativas que les motivan.

Los profesores en Finlandia son muy respetados y gozan de una gran reputación. La comunidad confía en los profesores porque saben que han sido muy bien preparados. Los alumnos con mejores resultados son los únicos que pueden acceder a la docencia.

Los profesores, además, aman realmente su trabajo. Explican de forma divertida y con mucha vitalidad, reciben coaching durante toda su carrera profesional para realizar su trabajo cada vez mejor y saben que tienen que innovar todos los días en clase.

“Las personas se comportan mejor y consiguen mejores resultados cuando se encuentran en un entorno de confianza, Cuando sólo hay quejas se convierte en un sistema enfermo” (Tony Wagner).

La metodología ha abandonado las memorizaciones típicas del sistema educativo de la Ilustración y hace énfasis en el desarrollo de la curiosidad, la creatividad, la experimentación… No es una cuestión de transmitir información. Para los finlandeses es más importante aprender a pensar que aprender a repetir.

La versión práctica de este método de enseñanza se manifiesta, por ejemplo, en realizar proyectos basados en crear una empresa. Los alumnos se organizan por grupos para aprender a trabajar en equipo e incluso pasan una noche durmiendo juntos. Esto hace que el grupo funcione mejor. Nos conocemos más y aprendemos a convivir. La experiencia vivida te hace aprender que tú solo no puedes hacerlo todo, tenemos que colaborar.

La Empresa, uno de los 5 grandes motores para “Transformar la Sociedad”

En su libro “Despertar al Diplodocus”, Una conspiración educativa para transformar la escuela… y todo lo demás, José Antonio Marina cita a la Empresa como el cuarto motor del Cambio.

Ahora más que nunca, los profesionales de servicios que nos dedicamos a trabajar en el ámbito empresarial, ya sean asesores, consultores, psicólogos organizacionales, Coach,… tenemos la responsabilidad de recuperar el prestigio social que el mundo empresarial merece.

La organización empresarial, articulada en torno a unos criterios económicos de generación de recursos, no ha disfrutado ni disfruta de legitimidad social.

El enfoque exclusivo de las empresas hacia la obtención de recursos financieros, utilizando al ser humano como mero instrumento para conseguirlos, constituye el principal argumento para fundamentar esta falta de legitimidad.

El siglo XXI demanda un giro radical hacia nuevas culturas empresariales, que reconozcan a las sociedades modernas como economías organizacionales y no como mercado.

La generación de valor, se produce a través de organizaciones, que implican a personas en una acción colectiva, con unas motivaciones y actuaciones coherentes con un propósito compartido.

Ahora es el momento, para reenfocar la misión y la acción de la empresa en el sentido apuntado y reivindicar la legitimidad de su importante papel como organización integradora, para convertirse en agente principal de orientación humanística y bienestar social. Solo así la empresa realizara su verdadera misión (propósito) y recibirá de la sociedad la legitimidad social que le corresponde.

En reiteradas publicaciones y artículos siempre he sostenido que tenemos que trans – formar las organizaciones tradicionales orientadas a una Cultura del Tener, a organizaciones que buscan el bienestar social con una clara vocación humanística y que están orientadas a una cultura del Ser.

Y, mis propias convicciones dicen que, los dos motores del desarrollo económico y social se sustentan en el Aprendizaje y la Innovación.

“El aprendizaje es el único activo infinitamente renovable, y la ventaja competitiva radicará, en la capacidad de aprender más rápido que los competidores” (Cirque du Soleil, “Reflexiones sobre el cambio”).

Es una evidencia, la necesidad de aprender permanentemente es una necesidad no sólo empresarial, sino más bien, diría que social. Y, una de las competencias directivas de un liderazgo moderno, se basa en la capacidad de aprender a aprender, más bien, diría que es la competencia madre donde se derivan el resto de competencias y habilidades.

Por esta razón, deseo compartir en estas líneas la fórmula del Progreso Económico que en el mencionado libro de José Antonio Marina plantea:

PE = A ( I + D + i )

“Hay fórmulas que se repiten con insistencia y fervor. Una de ellas es I + D + i: Investigación + Desarrollo + innovación. Todo el mundo piensa que es la clave del éxito. Tomándola al pie de la letra, hace pensar que los tres elementos surgen de la nada, autosuficientes, por generación espontánea. La realidad es muy distinta. Si queremos que el conjuro funcione, tenemos que añadirle el factor que lo pone en marcha y lo hace posible. La A de Aprendizaje” (José Antonio Marina).

El Progreso Económico se alcanzará cuando los 5 motores del Cambio, de la transformación social: La Escuela, La Familia, La Ciudad, La Empresa y El Estado construyan un verdadero Pacto Social por la Sociedad del Aprendizaje.

Una Sociedad del Aprendizaje que tenga como objetivo alcanzar a través del Aprendizaje, un Capital Social que contribuya al bienestar y al progreso.

En definitiva, una Comunidad Educativa que anhele la felicidad de las personas.

 La próxima semana, continuando dentro del apasionante  mundo de la empresa, os hablaré de sus necesidades de capacitación, y de  los principios de la empresa emergente.

About the author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestras newsletter
Te invito a adentrarte en el mundo del Coach Ontológico y a disfrutar de mis programas para mejorar tu actitud y motivación diaria.