Abecedario de la Empresa Familiar

Asertividad.-


Asertividad no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Sí, en cambio, aparece el adjetivo asertivo como sinónimo de afirmativo.
La palabra Asertividad procede del latín “asserere”, “assertum”, que significa afirmar. Así pues, asertividad significa afirmación de la propia personalidad, confianza en uno mismo, autoestima. Implica ser capaz de hablar en primera persona, hacerse cargo de lo que uno piensa, siente, necesita, desea…
La asertividad es la capacidad de decir lo que uno/a siente, quiere o piensa de una manera adecuada al contexto y sin estar nervioso o enfadado ni ofender a su interlocutor.
En el ámbito puramente empresarial, la Asertividad la podemos definir como la competencia para expresarnos de un modo honesto, directo y respetuoso, para abrir nuestros corazones y establecer relaciones más sanas, más positivas, más cálidas y más próximas con las otras personas.
La Asertividad, junto a la Empatía, la Resiliencia y la Serendipidad, constituyen las cuatro habilidades del ser humano para lograr una vida plena y significativa. Y, la Escucha, es la competencia madre para que existan dichas habilidades.
Según Lazarus, uno de los primeros autores en desarrollar el concepto, concreta la conducta asertiva en cuatro habilidades sociales:
 Capacidad de decir que no.
 Capacidad de pedir favores y hacer peticiones.
 Capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos.
 Capacidad de iniciar, mantener y cerrar conversaciones.
Una declaración tan básica, como decir “SI” o decir “NO”, en ciertas situaciones de la vida pueden determinar unas consecuencias u otras.
La Declaración del “No”, es una de las declaraciones más importantes de una persona. Ser competente en decir “No”, potencia nuestra autonomía y dignidad. Las personas que les cuesta decir “NO”, comprometen su propia dignidad, al darles más valor a las otras personas que a nosotros mismos, perdiendo nuestra dignidad. Es lo que popularmente decimos: “te cargas la mochila…”.
La Declaración del “Sí”, genera un compromiso, y pone en juego nuestro valor y respeto de nuestra palabra. El “Sí”, afecta muy seriamente la identidad de una persona y del equipo de trabajo, si no actúa coherentemente con la declaración.
Somos seres conversacionales, y hay que entender a las empresas como un sistema de redes conversacionales, donde la interrelación de lenguaje y emociones es vital.
Por todo ello, insistimos en la enorme importancia de nuestras competencias conversacionales (lo veremos en otro capítulo del Abecedario) para nuestras habilidades tanto personales como sociales.
Pero, ¿Qué ocurre en las empresas familiares?
Lo que ocurre, va a depender de la cultura y valores familiares impregnados en la empresa familiar.
Lo que tengo claro es que una de las condiciones que deben existir para que exista Asertividad, tanto en las familias como en las empresas familiares es la LIBERTAD. Libertad para discrepar, para debatir, por lo tanto, libertad de pensamiento y acción. Las personas deben sentirse libres, y a la vez dignos.
A lo largo de estos años, me he encontrado con diversidad de situaciones, pero en una mayoría de ellas, tengo que afirmar que si se da la Asertividad, pero de forma desequilibrada. Me explico.
El concepto de asertividad, se emplea en referencia a una estrategia comunicativa que se ubica en el medio de dos conductas que resultan opuestas y que son la pasividad y la agresividad.
Decimos que lo ideal de una persona asertiva se sitúa en el 5, el ideal, el equilibrio. Una persona agresiva se sitúa en el nivel 10 de asertividad, y una persona pasiva se sitúa en un nivel 1 de asertividad. Puede suceder y suceden varias situaciones por experiencia.
A) Si la Asertividad si sitúa en el 10, son personas por lo general agresivas, y el tipo de dirección es el estilo agresivo, es el YO – YO. He vivido Equipos directivos donde se juntan dos personas agresivas, se genera una situación donde se quiere imponer la razón, es el escenario ideal para alimentar la frase típica: Demasiado Jefe para tan poco indio. Al final se impone el “más valiente por jerarquía directiva y/o familiar”.
B) La Dirección General sustentada en un estilo agresivo, el personal no familiar, empleados asertivos, invierten mucha energía en poderse comunicarse, y al final por desgaste, ejecutan las órdenes y les dan la razón. Consiguen empleados “obedientes”.
C) Personal pasivos, nivel de asertividad 1, con Dirección agresiva, a callar y obedecer sin rechistar. He vivido situaciones con pérdida de dignidad por pura supervivencia de mantener su empleo. Situaciones degradantes.
D) Dirección pasiva – asertiva, con responsable no familiar agresivo, se genera un comportamiento directivo de evitación del conflicto. Supone pérdida de autoridad y una falta de autoconfianza directiva.
Como he comentado en varias ocasiones, para lograr un liderazgo eficaz y de futuro en las empresas familiares, hay que trabajar mucho las Competencias Conversacionales, es uno de los factores críticos de éxito en la supervivencia de las mismas.
Experiencias Vividas:
“Primera experiencia, empresa familiar valenciana, Director General perteneciente a la tercera generación. Persona exquisita, estilo de dirección con vocación asertiva. En el Consejo de Dirección, un Director de Producción, persona con asertividad 10, es decir, persona agresiva. Se inicia un Proyecto de Cambio Cultural, y el Director de Producción con un poder adquirido por herencia, “pasa” de las reuniones de trabajo y de las sesiones formativas.
Por miedo a enfrentarse, el Director General evita el conflicto permitiendo sus ausencias. Repercusión en el Equipo Directivo, generándose una “percepción “de blando” y permisivo con la correspondiente falta de “autoridad moral”.
Tras un trabajo de entrenamiento corporal – emocional con sesiones de coaching personal al Director General, logro un incremento claro de autoconfianza, de asumir la responsabilidad que le correspondía, integrando al Proyecto a su Director de Producción mediante conversaciones asertivas”
“Segunda experiencia, Dirección Comercial en una empresa familiar. Persona Asertiva, nivel 5, equilibrio. En situaciones de dificultades y tensiones, su comportamiento ante la Dirección General, asertividad 10, agresiva, es incompetente en decir “NO”. Se vuelve persona pasiva, asertividad nivel 1, y dice “SI” a todo. Consecuencias, “mochila cargada”, promesas incumplidas, tensiones emocionales y perdidas de bienestar personal y laboral. Horario laboral “todo el día” y poca vida personal y familiar.
Al cabo de los años, percepción de cierto equilibrio. Aprender a ser competente en el “NO responsable”. Ese fue el aprendizaje del Director Comercial”
Conclusión:
La Asertividad es una competencia muy necesaria en las empresas familiares, para poder expresarnos con respeto, además se puede y se debe aprender si queremos tener equipos de trabajo eficientes y conectados.
La Asertividad necesita nutrirse de valores y sentimientos. La Confianza es el principal alimento para que exista asertividad en las empresas familiares.
Humildad, respeto, honestidad, delicadeza, adecuación, ternura, valentía son ingredientes básicos de un menú asertivo.
La Asertividad es un derecho a ser tratado con respeto y dignidad, y el deber de respetar a los demás y considerarlos tan dignos como a nosotros mismos.
La Asertividad es un derecho a decir “NO” y el deber de aceptar que alguien nos diga que “NO”.
La Asertividad es un derecho a hacerte responsable de tus propios errores y aprender de ellos y el deber de aceptar que el otro se puede equivocar, y dejarle margen para rectificar.
La Asertividad es un derecho a expresar emociones y sentimientos y el deber de contener las propias emociones y sentimientos, de saber conectarse con las de otros.
«La asertividad es una herramienta que te ayuda a SER tú mismo, a no tener miedo ni vergüenza de tus propias convicciones, a defenderlas con entusiasmo sin menospreciar ni mostrarse agresivo hacia quienes no las comparten…
Basada en la autoestima, se apoya en el respeto a las propias convicciones sin pretender imponerlas a los demás. Su práctica aumenta la confianza en ti mismo» (Eric Schuler, La asertividad).

Suscríbete a nuestras newsletter
Te invito a adentrarte en el mundo del Coach Ontológico y a disfrutar de mis programas para mejorar tu actitud y motivación diaria.