Abecedario de la Empresa Familiar

Estimados navegantes, continuamos con la aventura del Abecedario de Empresa Familiar.
Autoestima.-


Autoestima según la Real Academia Española (RAE), significa la “Valoración generalmente positiva de sí mismo”.
Desde la mirada psicológica podemos describir la Autoestima como la cualidad que nos permite querernos a nosotros mismos tal y como somos, con nuestras virtudes, defectos, fortalezas y debilidades. Para llevar una vida plena y feliz, es muy importante que tengamos una autoestima sana.
De lo contrario, si la tenemos baja, viviremos pendientes de la aceptación y la aprobación de los demás, teniendo muchas veces que renunciar a nosotros mismos para lograrla.
Desde la mirada empresarial, considero a la Autoestima como el resultado de una aptitud, de una competencia personal, que nos determina el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos.
Y, para lograr dicha competencia es absolutamente necesario realizar un proceso de autodescubrimiento. Es este, uno de los desafíos que muchas veces nos planteamos en la vida, el descubrir quiénes somos y que es realmente lo que queremos en la vida. Un viaje hacia nuestro interior.
Este maravilloso viaje, no exento de dificultades y ciertos miedos, nos llevará a descubrir cuestiones vitales para poder ser uno mismo y aspirar a ser líder de cualquier equipo de trabajo y/o empresa.
Como, Una adecuada valoración de sí mismo, es decir, ser conscientes de nuestros puntos fuertes, nuestras debilidades y de nuestras limitaciones internas.
Esto nos permite ser sensibles al aprendizaje, a reflexionar, a escuchar con sinceridad a los nuevos puntos de vista, al anhelo de seguir formándose para desarrollarse personalmente.
Tener Autoconfianza es una buena elección de una actitud de confianza en ti y en la vida. Una sensación muy clara de nuestro valor y de nuestras capacidades. Nos permite tomar decisiones importantes a pesar de la incertidumbre, las presiones y los condicionantes externos.
Respetarte a ti mismo, al igual que tú respetas a los demás para no dañarlos emocionalmente, debes hacer lo mismo contigo.
En muchas ocasiones nos faltamos al respeto, subestimando nuestras cualidades y nuestros logros, hablándonos negativamente, descalificándonos. Detener esta conducta es esencial para nuestra autoestima.
Pero, ¿Qué ocurre en las empresas familiares?
¡¡La ausencia de Conversación!! Como dice Humberto Maturana: “Todo
vivir humano ocurre en conversaciones, y es en ese espacio donde se crea
la realidad en que vivimos”.
No conversar adecuadamente y sistemáticamente con la familia, con los
colaboradores, con los responsables, y sobre todo y de manera especial, la
necesidad vital de tener UNA CONVERSACIÓN INTERIOR. Esa conversación
interior para lograr el dominio de uno mismo, la conciencia de uno mismo,
que nos permitirá ser “magistrales” en lo que realizamos. La práctica del
dominio personal supone atender una visión personal y una clara realidad
de nuestro entorno.
Al faltar esa conversación interna, ese dominio personal, implica que los
factores externos condicionan su autoestima, es decir, si todo su
entorno está bien, se sienten bien consigo mismos, pero frente a un fracaso
se derrumban y dejan de confiar en ellos. Por este motivo, les es muy difícil
aceptar las críticas. Frente a ello, responden con poca tolerancia al
fracaso, percibiéndolo como una amenaza y por este motivo, tienden a
reaccionar con conductas más agresivas y con cierta superioridad.
Y sobre todo en épocas de gran incertidumbre y de graves crisis, aflora el
sentimiento de fracaso que se caracteriza por el derrumbe del Proyecto
Egótico. Los quiebres económicos, la decepción con instituciones políticas,
sociales o religiosas, y otras experiencias dolorosas o desconcertantes,
llevan al ego a la dura conclusión, de que su proyecto se sustentaba en algo
ilusorio, material, vacío y su pequeño mundo se derrumba súbitamente.
En la base del sentimiento de fracaso, está la falta de amor y confianza con
uno mismo.
Estas reflexiones derivan de mi experiencia en el mundo empresarial, en
especial, el familiar. Porque generalmente, han heredado las empresas en
buena situación económica, con sus marcas bien posicionadas en el
mercado, y claro cuando vienen las cosas del revés, es muy difícil saberlas
encajar y aceptar.
Y, es aquí, en las graves dificultades donde se manifiestan las confusiones,
y en especial, la falsa creencia de liderazgo. Se creen líderes, cuando sus
comportamientos son claros ejemplos de “Jefes” motivado por la falta de
autoestima. Afloran diferentes tipologías de “Egos” caracterizados por los
comportamientos siguientes:
 Siempre cree tener la razón, le gusta dar consejos sobre todo,
siempre contesta aunque no sepa, cree tener respuesta para todo y
no puede estar callado. El “Ego Sabelotodo”.
 El que no soporta los triunfos y éxitos de los otros. Degrada a los que
cree que son mejores que él. “Ego Envidioso”.
 El “centro de la mesa”, no le gusta para nada pasar desapercibido,
hace cualquier cosa para llamar la atención. “Ego Insaciable”.
 Busca aplausos, reconocimiento y admiración en todo lo que hace.
Siempre quiere ser el mejor. Frases típicas: Te lo advertí, ya lo sabía
yo…”, Te lo dije, pero como nunca escuchas…”. “Ego Prestigioso”.
 Nunca escucha, le gusta hablar sólo a él. En las reuniones es el
“monologuista” y además finge escuchar. “Ego Sordo”.
 Competitivo, discutidor, que no le gusta nunca perder. “Ego
Orgulloso”.
 La necesidad de autorreferencia es tan fuerte que interrumpe
permanentemente, nunca deja que los otros acaben de hablar. “Ego
Interruptor”.
 Se aprovecha de los datos de los demás para su propio beneficio, se
monta de lo que dicen otros. Saca partido de lo que otros dicen para
estructurar sus propias intervenciones. Copión y usurpador. “Ego
Jinete”
 Calladamente tiene un discurso paralelo, es criticón, hipócrita y
enjuiciador. “Ego Silencioso”
 El astuto que siempre se las arregla, ya sea tergiversando,
enjuiciando, mintiendo o justificando para que las cosas resulten
siempre a su favor. “Ego Manipulador”.
Experiencias Vividas:
“Sesión de trabajo para exponer públicamente los resultados obtenidos en
la Evaluación de las competencias de Liderazgo en el Comité de Dirección
de la Empresa Familiar. Un miembro familiar del Comité, ante los resultados
obtenidos, quedó emocionalmente destrozada, salió llorando de la sala. La
metodología consistía en que cada persona se autoevaluaba y el resto de
componentes del Comité evaluaban, es decir, todos se evaluaban. ¿Qué le
ocurrió?, sencillo, su autoevaluación era significativamente superior al
resultado obtenido por sus compañeros.
No aceptó, ni pudo encajar el resultado. Tenía una muy baja tolerancia a la
frustración. Esta situación fue el despertar de ser consciente de “su
realidad”, la punta del Iceberg. Estaba en una clara crisis existencial, a nivel
laboral y personal. Tras varias sesiones de trabajo individual, inició su
Propia Conversación Interior, y como resultado decir, que en la actualidad
no está en la empresa familiar, creó su propio Proyecto Empresarial, su
Proyecto de Vida, y su rostro refleja el bienestar actual en que se
encuentra”
“En una de las sesiones de trabajo en una empresa familiar, describí el
significado de Proyecto Egótico, durante la crisis del 2008, que nos puede
servir de ejemplo para acometer lo que nos espera de las repercusiones
económicas del Covid – 19. Ante una situación de fuerte tensión y de
enorme complejidad había que tomar una decisión. Se inició un debate en
el equipo, y tras largas discusiones, se pospuso la decisión a una nueva
sesión de trabajo.
En la nueva sesión, cuyo objetivo era tomar la decisión, no hubo forma de
lograr un consenso, y de repente el máximo responsable, empezó a gritar, a
criticar a ciertas personas del equipo, e incluso a faltar el respeto. Fue en
ese preciso momento, y tras una breve pausa para calmar la tensión en el
ambiente, donde pedí la palabra, y expliqué lo que significaba Proyecto
Egótico. Curiosamente, se origino un punto de inflexión en el devenir de la
empresa, al producirse un cambio progresivo de actitud en el Director
General. Sencillamente por realizar una Conversación Interna, él y los
componentes del Equipo. A partir de esta situación, y de forma
ejemplarizante, la empresa puso a disposición de los empleados un servicio
mensual de Coaching para tratar temas personales a los empleados que lo
solicitaran, Si, digo bien, temas meramente personales y no profesionales.
Guardo gran cariño a esta empresa familiar”
Conclusión:
Quererte a ti mismo, porque tú eres un ser único e irrepetible. Esto
es lo primero y más importante que una persona debería hacer para que su
actitud sea positiva y logré alcanzar sus metas.
Para lograrlo necesitas ¡¡ Una Conversación Interior !! la tarea más
importante y prioritaria que tienes que hacer. Y, por mi propia experiencia
personal, la herramienta que trabajo y además es la que ofrezco en mis
trabajos profesionales, se denomina “Tú Propósito Vital”.
Una guía práctica que consta de 9 pasos, un Autodiagnóstico y Objetivos,
una herramienta para facilitarte una reflexión de tu situación actual, a nivel
interpersonal e intrapersonal, y que te plantees objetivos a alcanzar a corto,
medio y largo plazo.
Esto te permitirá establecer planes de acción, hojas de ruta, que te
permitirán una vida más consciente para alcanzar tu propia identidad,
siendo coherentes con tu Propósito Vital y sentirte con plenitud.
Antes de finalizar, me gustaría compartir contigo un sencillo Decálogo para
poder mejorar la Autoestima:
 Aprender a valorar las cualidades personales que todos tenemos.
 Disminuir el perfeccionismo y aceptar que todos cometemos errores.
 Hacer aquello que siempre hemos querido hacer y no nos hemos
atrevido.
 Actuar con independencia, atreverse.
 Afrontar nuevos retos, atreverse.
 Recordar los éxitos que hemos conseguido en la vida.
 Identificar las “voces críticas” que todos tenemos en algún momento
y aprender a cambiarlas por otras más positivas.
 Aprender a cuidarnos y a tener en cuenta los deseos y necesidades.
 Dejar de hacer listados de “tareas pendientes”.
 Hacer la vida fácil: dejar de hacer aquellas pequeñas cosas que bajan
el ánimo y no son necesarias. Gastar esos esfuerzos en aquellas
cosas que sí te hacen sentir mejor.
Finalmente me gustaría presentaros a la mujer que tenemos en nuestro
interior, que tenemos que escucharla, descubrirla y mimarla, porque es
nuestro SER, nuestra IDENTIDAD, y nos da la energía necesaria para vivir
en paz consigo mismo, Dña. Autoestima:
“En todo el universo, no hay otra persona exactamente igual que tú.
Yo soy yo, y todo lo que soy es único. Soy responsable de mí misma,
tengo todo lo que me hace falta aquí y ahora para vivir plenamente.
Puedo escoger manifestar lo mejor de mí misma, puedo escoger
amar, ser competente, encontrarle un sentido a la vida y un orden al
universo, puedo escoger desarrollarme, crecer y vivir en armonía
conmigo misma, con el resto de las personas y con Dios.
Soy digna de ser aceptada y amada exactamente como soy, aquí y
ahora. Me amo y me acepto, decido vivir plenamente desde hoy”
(Virginia Satir, psicoterapeuta estadounidense).

About the author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestras newsletter
Te invito a adentrarte en el mundo del Coach Ontológico y a disfrutar de mis programas para mejorar tu actitud y motivación diaria.